Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Pino Aprile’

Pino Aprile, periodista y escritor italiano, nos explica en “Elogio del imbécil” su particular visión sobre la inteligencia y la estupidez humana. Aprile sostiene que la evolución de la inteligencia se detuvo siglos atrás, y que asistimos a un periodo irreversible de florecimiento de la imbecilidad y destrucción de cualquier individuo que destaque por su inteligencia.

Aprile narra como su interés por este campo le llevó a contactar con el profesor Konrad Lorenz, eminente zoólogo austriaco especializado en el comportamiento animal, y padre de la etología (estudio de las conducta característica de un grupo determinado y cómo ésta evoluciona para la supervivencia del mismo). Lorenz atendió los interesantes argumentos de Aprile y puso en contacto al periodista italiano con un colega filósofo austriaco con el que inició una larga comunicación epistolar en la que ambos exponen sus argumentos a favor y en contra de la evolución de la inteligencia en la especie humana.

La tesis de Aprile sostiene que la inteligencia humana, lejos de avanzar, está en constante declive. Mas aún, las sociedades y culturas humanas, como mecanismo de supervivencia de la especie, atacan a la inteligencia humana, de modo que, irreversiblemente, la imbecilidad se abre espacio entre nosotros con el paso del tiempo.

Entre los muchos argumentos de Aprile, encontramos uno meramente biológico: si admitimos que el potencial de inteligencia guarda relación directa con el tamaño de la masa cerebral, entonces viene al caso recordar que nuestro antecesor, el hombre de Neandertal, tenía una masa cerebral de 1700 centímetros cúbicos, mientras que en el hombre moderno ocupa solamente 1300 cc. ¿A qué se debe esta disminución del tamaño del cerebro? a la alta mortandaz que suponía dar a luz semejantes bebés (léase, “cabezones”). La “especie” debía proteger su supervivencia, con lo que eliminaba en el parto a los potencialmente más inteligentes (bebés con cabezas de mayor volúmen).

La primera ley sobre el fin de la inteligencia afirma que “El imbécil sobrevive. El genio se extingue“. Aprile argumenta que en la evolución del ser humano, la inteligencia se convirtió en una cualidad demasiado peligrosa para la supervivencia de la propia especie. Por tanto, si se admite que el hombre tiende a la estupidez, entonces el imbécil ya no es un “retrasado” de la especie, sino un “adelantado”, que no entiende nada pero está preparado para el futuro.

La segunda ley sobre el fin de la inteligencia enuncia que “El hombre moderno vive para volverse tonto“, argumentando que el envejecimiento de la población mundial conlleva un entontecimiento de la misma, ya que a mayor porcentaje de población anciana, mayor porcentaje de hombres que potencialmente padecen Alzheimer u otras enfermedades cerebrales.

La tercera ley afirma que “La inteligencia actúa en beneficio de la estupidez y contribuye a su expansión“: la puesta en común de los conocimientos (la expansión de la cultura de forma generalizada) hace que se desactive la “chispa del ingenio” que permitiría nuevos descubrimientos. En suma, y en contra de lo que pudiera parecer, el acceso fácil y generalizado a la cultura inhibe el ejercicio de las cualidades mentales.

No menos interesante es “El Principio de Peter“, llamado así en honor de Lorenz Peter, que afirma que “En cualquier jerarquía toda persona tiende a ser ascendida, hasta alcanzar su nivel óptimo de incompetencia; por tanto, todo cargo está destinado a terminar en manos de un incapaz“. El principio indica que toda persona que ejerce adecuadamente su función laboral acaba siendo promocionada, y así sucesivamente. El problema radica en que cuando esa persona alcanza el nivel N en el que ya no ejerce brillantemente sus funciones, sino incompetentemente, no es, evidentemente, premiada con un ascenso al nivel N+1. Pero la tragedia es que tampoco es retornada al nivel N-1 (último de los niveles cuyas responsabilidades ejercía eficientemente) sino que permanece sine die en el nivel N. Por tanto, el puesto de nivel N acaba siendo ejercido, permanentemente, por un incompetente. Extrapolemos esto a todos los niveles, y entenderemos perfectamente “El Principio de Peter”.

Sin duda Aprile atrapa al lector con esta sorprendente tesis, tan difícil de asumir, en un principio, debido a que habitamos en un siglo lleno de avances científicos y tecnológicos que parecen desmentir la hipótesis del autor. Sin embargo, el libro nos muestra decenas de evidencias que indican lo contrario (la permanente persecución de todo atisbo de inteligencia entre los humanos), que van adentrándo al lector en una preocupación cada vez mayor conforme su psique empieza a no encontrar argumentos para rebatir las muy detalladamente argumentadas explicaciones de Pino Aprile.

Un libro de lectura más que aconsejable, en especial como asepsia a cualquier intento “de profundizar de manera personal” en la imbecilidad general que nos rodea (¡cuántos ejemplos!).

Título: Elogio del imbécil;  Autor: Pino Aprile

Editorial: Temas de Hoy;  Año: 2006;  ISBN: 9788484605591

Anuncios

Read Full Post »